MELENCHON EN LE HAVRE : EL MUNDO DEL TRABAJO NO PUEDE SER LA JUNGLA

Partager sur facebook
Partager sur twitter
Partager sur whatsapp
Partager sur telegram
Partager sur email

 

Ante más de cinco mil personas reunidas el miércoles en la sala Docks Océane, en el puerto de Le Havre, en la región francesa de Normandía, el candidato de la Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, reafirmó su compromiso con el mundo laboral, reiterando su decisiòn de derogar la ley de liberalización del trabajo, promulgada por el gobierno de François Hollande.
« Estoy en Le Havre y sé muy bien que ha sido una capital de la resistencia contra la Ley El Khomry « , comenzó diciendo.
« No se puede ser una gran nación, no se puede tener un proyecto de futuro coherente y planificado si se acepta que el mundo del trabajo sea la jungla, al interior del cual cada cual compite con el el otro », explicó.
« Mi pensamiento va hacia todos aquellos y aquellas que comprendieron el sentido de contra-revolución. Por màs compleja que sea la cuestiòn, sabemos que se quiso destruir el orden público social, transformando el código del trabajo en negociaciones que en las empresas no serán tales », agregó.
Mélenchon se referìa a una des las disposiciones esenciales de la ley promulgada por el gobierno de François Hollande, que establece que las negociaciones laborales se harán a nivel de las empresas, permitiendo con ésto una evidente relación de fuerza en favor de la patronal.
Luego, puso el acento en el carácter humanista de la reivindicación de aquellos que lucharon y se opusieron a aquella legislación, promulgada a término, contra la población y sin consulta al poder legislativo. « Aquellos que no pueden hacer otra cosa, lucharon para organizar su existencia en condiciones que les permitan simplemente vivir con su familia, con los suyos, disponiendo de tiempo para la afección ».
Antes del encuentro con la poblaciòn de Le Havre, Jean-Luc Mélenchon había visitado el puerto donde los trabajadores de ese sector lo recibieron a los gritos de « ¡Resistencia ! », slogan de los que se reconocen en el movimiento anti sistema capitalista que representa la Francia Insumisa.

Momento de emoción fue, según el propio Jean-Luc Mélenchon, aquel en que un trabajador portuario le ofreciò como regalo su casco con la inscripciòn « Docker de Le Havre », luego que el candidato le entregara a modo de « condecoración », el triángulo rojo que siempre lleva consigo en la solapa.
El triángulo representa las primeras reivindicaciones de los trabajadores cuando comenzaron a conmemorar el Primero de mayo y, cuando éste es de color rojo, hace referencia al brazalete que llevaban los resistentes políticos deportados por los nazis durante la Segunda guerra mundial.
Jean-Luc Mélenchon se refirió a las condiciones de trabajo de los que laboran en el puerto y que en muchos casos impiden una vida familiar normal, como también a aquellos que son víctimas de enfermedades profesionales debido al amianto, particularmente numerosos en la región, o, a otras como la silicosis, en la región minera del norte de Francia.
El candidato de la Francia Insumisa manifestó su voluntad que todos estos temas relativos al mundo del trabajo sean prioritarios en el debate polìtico y sobre esta base, argumentó una vez más contra lo absurdo de la liberalización de la legislación laboral.
« Es normal desplegar medios para luchar contra el terrorismo. Pero hay que ‘pensar en los medios que no se han dado a la medicina del trabajo, que fue suprimida por la ley El Khomry , ni tampoco a la medicina escolar que se suprime por todas partes ».
Siempre en este contexto, Mélenchon rindió homenaje a las 1.200 personas que, según diversos informes, mueren cada año, víctimas de enfermedades profesionales. « Que esta reunión sea dedicada también a aquellos de los nuestros que partieron tan tempranamente y que sabían trabajar tan bien », dijo.
Más adelante en su intervención, Jean-Luc Mélenchon se refirió en particular a la presiones provenientes de diversos sectores, en orden a plegar las fuerzas del movimiento de la Francia Insumisa en una supuesta « unión de izquierdas » , en momentos en que la candidatura oficial del Partido Socialista sufre la deserción de buena parte de sus cuadros, en favor de la postulación de un candidato de la derecha.
Rechazando enérgicamente cualquier arreglo de aparato o, estrictamente personal, al margen del movimiento y del programa que se propone al pueblo francés, Mélenchon comenzó declarando : « He recorrido mi camino junto a ustedes, sin ceder nunca frente a nada ; no voy a comenzar ahora a hacer lo contrario o a comprometerme en cualquiera de los arreglos que me proponen ».
A este respecto y, descartando cualquier acuerdo de aparato con los socialistas, Mélenchon detalló la deriva del PS francés que, como la mayoría de los partidos social demócratas en el mundo, se fueron acomodando de las condiciones impuestas por el capitalismo, adoptando posiciones abiertamente contrarias al espíritu progresista que pudo ser el suyo, en otra época.
El candidato de la Francia Insumisa recordó su rechazo a esta postura del PS francés en el que militó durante 30 años y, en consecuencia, su renuncia a éste en 2008.
« Si renuncié, fue porque sabía que esta historia terminaría mal. A partir del momento en que se había renunciado a enfrentar la nueva forma moderna del capitalismo financiero transnacional. Comprendí que dirigido por tipos como Hollande y compañía, terminaríamos en este callejón sin salida lamentable y miserable (…) con marionetas que corren detrás del capitalismo, incapaces de dar otra cosa que miserias,  en nombre de la competencia, la flexibilidad, en fin, todo aquello que destruye la vida de las personas ».
Luego, insistiendo en su posición frente a la pretendida « unión de la izquierda », Mélenchon reiteró su compromiso en tanto representante de la Francia Insumisa y responsable del cumplimiento de su programa de gobierno.
« Por lo demás, no es porque se dispersan (…) aquellos que ayer pretendieron representaros, que yo cambiarémi manera de actuar. Seguiré fiel a la palabra comprometida, primero que nada la que os he dado , pues sólo dependo de ustedes y no negociaré nada,con nadie en ningún momento de esta etapa », declaró.
Sin embargo, para poner el acento en el espíritu unitario, ajeno a todo sectarismo, dirigiéndose a todos los que sostienen su candidatura, afirmó :
« La firmeza del carácter y la decisión no deben impedirnos al mismo tiempo, decir bienvenidos a todos los que quieren ocupar un lugar en nuestras filas que, como nosotros, no piden nada más que el honor de servir ».
Abordando el terreno de las relaciones internacionales, el candidato de la Francia Insumisa insistió una vez más en dejar bien en claro su posición frente a Rusia y a su presiddente Vladimir Putin.
« No estoy vinculando de ninguna manera con Putin », comenzó diciendo. « Yo combato absolutamente su política y si fuese ruso no votaría por su partido, sino por mi camarada del Frente de Izquierda ruso, que está en la cárcel », afirmó.
Luego, fundamentando, recordó su posición ecologista y anticapitalista, contraria a la de Putin, lo mismo en lo que se refiere al respeto de los derechos humanos.
A este respecto, Mélenchon aprovechó la ocasión para hacer notar su compromiso en favor de la defensa de los derechos humanos y destacó haber recibido una sola decoración en su vida, la del gobierno democrático argentino después de la dictadura, por su accíon que permitió salvar a dos personas de la muerte. Asimismo, se refirió a una carta de agradecimiento por su acción en favor de los refugiados chilenos en Francia y contra el régimen de Pinochet, que le envió recientemente la presidenta chilena, Michelle Bachelet.
Siempre en el terreno internacional, no obstante y de todas maneras, Mélenchon insistió en su postura en favor de la paz y de una conferencia de seguridad de todos los paises europeos, incluyendo a Rusia, « del Atlántico al Ural ».
Recordando que luego de la destructuración de la Unión soviética no hubo ningún acuerdo para la definición de las nuevas fronteras y que ésto se hizo sólo por la fuerza, Mélenchon destacó el caso de la división de la ex Yugoslavia y la creación de manera totalmente artificial del Estado de Kosovo que, dijo, no ha reconocido ni reconocerá .
Volviendo al tema de la política laboral, el candidato de la Francia Insumisa, abordó también las proposiciones del programa « El Futuro común » en lo referido a la reactivación de la economía a partir de una inversión de al menos 100 millardos de euros, de una nueva política tributaria, de un fortalecimiento de los servicios del Estado ;  todo esto en el marco de una transformación ecológica de la economía.
Mélenchon se refirió también a la experiencia que significan las caravanas de la campaña que recorren el país y el contacto directo con la población que estas permiten. A partir de este hecho, abordó una situación que no cesa de denunciar cada vez que tiene la ocasión en sus discursos, sin esconder la emoción que le provoca, cual es el drama de la pobreza y de la personas que viven y mueren en la calle.
« Es un escándalo total, abominable, el haber abandonado toda esa gente como lo han hecho », manifestó.
« Cuando nos critican por lo que llaman buenos sentimientos, digo sí, yo soy de aquellos que tienen buenos sentimientos y no tengo miedo de decir que mi moral es de ayudar a los que necesitan. Lo hacemos con la fuerza de nuestra historia, porque no practicamos la caridad, sino la solidaridad », agregó.
Jean.Luc Mélenchon culminó su intervención refiriéndose a las opciones en disputa en la presente elección presidencial en el contexto general del mundo actual.
A este respecto, se refirió primero a la extrema derecha, a los que, dijo, tratan por sobre todo « salvar su propia tribu », en detrimento de los otros, los que tienen otro color de piel o practican otra religión.
Después, señaló a los que consideran que es el mercado que debe regular todas las actividades de la sociedad y la vida de las personas.
« Pero hay una tercera familia, la familia de todos para uno y todos juntos : nosotros », dijo. « Se nos trata de todo, de soñadores, de poetas, de anticuados. Es verdad somo soñadores, como los que en el pasado hablaban de jubilación ; como los que decían que los niños no debían trabajar sino ir a la escuela ».
« Es así como se ha hecho la mejor sociedad para vivir : la sociedad de la solidaridad, porque somos mas fuertes cuando estamos unidos, cuando somos solidarios », terminó diciendo.

Action Populaire

Le réseau social d'action de la France insoumise

Impliquez-vous dans les actions près de chez vous et faites gagner Jean-Luc Mélenchon en 2022 !

En savoir plus sur Action Populaire