LA POBREZA ES UNA FORMA DE DESHUMANIZACIÓN

Partager sur facebook
Partager sur twitter
Partager sur whatsapp
Partager sur telegram
Partager sur email

pobreza

« La pobreza es un sufrimiento a todos los niveles, es una forma de deshumanización… se deja de amar, se deja de tener deseos, se tiene todo lo que hace un ser humano, pero para todo la respuesta es ‘no’, porque entonces la sociedad es como un muro « , comentó Jean-Luc Mélenchon , refiriéndose a uno de los grandes temas de preocupación de su campaña para la presidencial en Francia en 2017.
El candidato del movimiento Francia Insumisa hizo suya la denuncia hecha esta semana por la organización Secours Catholique -Caritas sobre la situación de pobreza que afecta a por lo menos nueve millones de personas en Francia, de las cuales tres millones son niños.
Al presentar su informe, la organización cristiana interpeló a los candidatos a la elección presidencial de abril y mayo del año próximo para que coloquen este problema en el más alto nivel de sus preocupaciones.
Mélenchon es el único de los postulantes a la Presidencia de República francesa en haber hecho del tema de la pobreza una de las preocupaciones mayores de su campaña, denunciando esta tragedia y las causas que la provocan en cada ocasión que se presenta. Esto, ya mucho antes del llamado hecho por el Secours Catholique.
« Nueve millones de pobres en el país » , recalcó esta semana una vez más el candidato del movimiento Francia Insumisa, durante uno de los espacios a través de la cadena Youtube , en los que habla directamente al público.
Jean-Luc Mélenchon hizo una descripción de la pobreza a partir de las estadísticas que determinan un nivel de ingresos mínimo, pero haciendo notar que sólo son cifras que no reflejan la realidad cotidiana de personas o familias que están muy debajo de aquel umbral.
« Hay distintas maneras de ser pobre », comentó Mélenchon, tomando como base los niveles de ingresos que se consideran en Francia para definir la pobreza, aún cuando estos puedan parecer enormes desde el punto de vista de otros países con niveles de vida mucho más bajos.
« Se comprende (en Francia) que uno es pobre cuando gana menos de mil euros por mes. Pero cuando uno dice esto en un mitin hay gente que levanta los ojos al cielo, porque para ellos mil euros es una fortuna. La pensión mínima para los ancianos no llega a los 500 euros.. . Hay mucho más pobres de lo que se cree. Esto para decir que no se es pobre de la misma manera cuando se gana 900 euros 400 o 200 euros por mes », explicó.
Definiendo en ejemplos lo que significa cuando la pobreza va al extremo, el candidato de la Francia Insumisa recordó que este hecho implica necesariamente que los ricos son aún más ricos : « Cuando se es pobre, se vive en una casa pobre y como no se puede pagar la electricidad no se tiene luz ; como no se ha podido pagar el agua se tiene apenas un chorrito, pero al menos se está en su casa ».
« Pero de esta situación se pasa a la extrema pobreza, a la calle, o en un vehículo abandonado para pasar la noche », continuó diciendo.
Mélenchon precisó que esta situación no es un problema monetario y que va mucho más allá en sus alcances, porque no sólo es un problema de no tener, sino también de no poder atender su salud y enfermar a otros que tampoco pueden atenderse o de dejar de lado otros aspectos tan esenciales para la vida humana como es la educación.
« Pero por sobre todo, es la humanidad en menos », denunció airadamente. « Porque cuando usted es muy pobre, la gente lo evita. O usted mismo no se atreve a dirigirse a los otros, porque no tiene ninguna posibilidad de nada. Y entonces usted se esconde para proteger su dignidad …
En América Latina, las políticas ultraliberales implementadas violentamente por las dictaduras de los años 1970 y 1980, y continuadas en algunos casos por los gobiernos que las sucedieron, generaron para importantes sectores de la población, situaciones de extrema pobreza, aún más grave que las que describió Jean-Luc Mélenchon .
En cierto sentido, América Latina fue un laboratorio de experimentación del neoliberalismo, donde se midieron los resultados que podía dar una política económica sometida absolutamente al mercado, sin contra-poderes tales como los partidos políticos, los sindicatos o las organizaciones sociales o, el propio Estado reducido a su mínima expresión y sin ningún poder regulador.
En Francia, como en otros países europeos, los objetivos del gran capital financiero son similares. Sólo que en la medida que existe un estado de derecho, el proceso de debilitamiento del Estado como agente regulador y de protección social, y la destructuración de las organizaciones sociales y sindicales, se hace mediante métodos menos violentos pero no menos expeditivos.
Tal ha sido la política implementada en Francia desde al menos dos décadas, tanto por los gobiernos de derechas como por aquellos que se pretenden socialistas, en particular el del actual presidente François Hollande.
Lo que bajo las dictaduras latinoamericanas se aplicó mediante una represión salvaje, en Francia se ha implementando paulatinamente mediante leyes que ha ido reduciendo los presupuestos del Estado en funciones tales como son la protección social, la educación la salud o, en la que le es propia cual es la regulación de la economía, mediante la disminución de los presupuestos fiscales o la desnacionalizando importantes sectores de la producción y los servicios.
Los nueve millones de pobres en un país inmensamente rico como es Francia, son, entre otros, el resultado de esta política que Jean-Luc Mélenchon ha denunciado regular y sistemáticamente.
En la campaña presidencial actual , todo los otros candidatos no sólo no se han referido a este tema sino, muy por el contrario, varios de ellos proponen programas que anuncian una acentuación de esta política neoliberal y, como es de suponer, la acentuación de la tragedia que significa la pobreza, vía una disminución paulatina de los ingresos para la inmensa mayoría o el aumento del paro.
Reducción del presupuesto del Estado con la consecuente disminución en cientos de miles de la plantilla de funcionarios de la educación, la salud, la seguridad y la justicia ; aumento del número de horas semanales de trabajo sin aumento de salarios ; prolongación de la edad de la jubilación hasta los 69 años ; derogación de un impuesto a las grandes fortunas al tiempo de un aumento de la tasa al valor agregado (IVA), etc, son algunas de las propuestas en particular de los candidatos de la derecha.
En su conversación pública a través de las redes sociales, Jean-Luc Mélenchón culminó refiriéndose también a lo que según su punto de vista debe ser la actitud frente a lo que es la confrontación cotidiana y en el terreno de la extrema pobreza.
Descartando la noción de caridad como una solución a este drama, apeló, sin embargo, a los sentimientos de humanidad y de solidaridad.
« No busquéis pretextos para no dar. Porque lo poco que se da, más unas cuantas palabra de aliento pueden servir para aguantar más no sea una hora « , culminó diciendo Jean-Luc Mélenchon.

Action Populaire

Le réseau social d'action de la France insoumise

Impliquez-vous dans les actions près de chez vous et faites gagner Jean-Luc Mélenchon en 2022 !

En savoir plus sur Action Populaire